Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Con números que señalan a la estabilización del mercado de televisión de pago que se ha venido observadando desde el comienzo de 2014, el sector de Brasil todavía tiene sitio para crecer, con el satélite (direct-to-home, DTH) impulsando a la industria hasta cerca de 20 millones de suscriptores en octubre.

Según las últimas cifras publicadas por la autoridad de telecomunicaciones de Brasil, Anatel, Brasil alcanzó 19.65 millones de accesos en octubre, lo que significa que casi el 30% de los hogares tienen televisión de pago. Las mayores tasas de penetración se observan en las ciudades más grandes del país, con Sao Paulo y Río de Janeiro mostrando casi el 50% de penetración, sólo superadas por el Distrito Federal, con un 57%.

El mercado está claramente liderado por la tecnología satelital, con más de seis de cada diez abonados pagando por una plataforma DTH. Durante octubre, los servicios satelitales añadieron 150,000 suscripciones y actualmente llegan a 12.17 millones de hogares.

El cable es la segunda opción más utilizada, añadiendo 60,000 abonos durante el último mes y alcanzando 7.4 millones de hogares, lo que significa que casi el 40% del país paga por cable. La importancia de la fibra hasta el hogar (FTTH), la radiodifusión por microondas (MMDS) y TV mediante banda UHF es residual, mostrando cifras muy bajas.

En cuanto a los operadores, Telmex (Claro, Embratel, NET) y Sky/DirecTV continúan ocupando cómodamente la primera y segunda posición del mercado, con Telmex alcanzando 10.4 millones de abonados y Sky 5.6. Sin embargo, un gran cambio tendrá lugar entre los operadores que ocupan las siguientes posiciones, tan pronto como Telefónica complete la operación de compra de GVT de Vivendi. De acuerdo con las cifras actuales, la compañía de telecomunicaciones española y GVT se juntarán con más de 1.6 millones de accesos y casi el 10% de participación, reemplazando a OI como el tercer operador del país.